Cómo escoger un SSD

Discos SSD
1 de Diciembre 2014
106 Comentarios

El otro día publicábamos un artículo donde os enseñábamos las ventajas de instalar un SSD en tu Mac, en el cual os mostramos una comparativa en vídeo del arranque del mismo iMac desde un disco duro y desde un SSD.

La diferencia de velocidad es evidente. La mejoría tras instalar un disco SSD es impresionante, incluso nos atreveríamos a decir que es casi mejor que volver a estrenar Mac. Sin duda, la mejor forma de revivir nuestro Mac cuando este tiene ya algún año de vida.

Cómo escoger un disco SSD

Para poder escoger un disco SSD hay varios puntos que deberemos tener en cuenta. El tipo de ordenador que tenemos y las distintas opciones que tenemos para elegir, los tipos de interfaz de transmisión de datos existentes, la capacidad del disco SSD, condicionada a si substituiremos el disco duro de nuestro Mac o lo seguiremos usando, qué haremos con la grabadora de DVD SuperDrive…

Demasiadas son las preguntas que asaltan al usuario que se aventura a instalar un disco SSD y a las que vamos a dar respuesta en este extenso artículo, con notas a pié de página, que hemos dividido en 4 grandes partes:

  1. Opciones disponibles según el ordenador
  2. Decisiones que hay que tomar antes de la compra del SSD.
  3. Tipos de conexión.
  4. Escoger el disco SSD y los adaptadores necesarios.
  5. Disfrutar de tu “nuevo” Mac.

¿Qué opciones existen para mi Mac?

Actualmente existen 4 opciones a la hora de instalar un disco SSD en nuestro Mac:

  1. Substituir el disco duro interno por un SSD.
  2. Instalarlo como segundo disco interno.
  3. Instalarlo como segundo disco interno en el lugar que ocupa la grabadora SuperDrive.
  4. Como disco externo.

Pero no todas estas opciones pueden realizarse en todos los Macs. En función del equipo que tengamos podremos escoger entre las 4 o, como en algunos modelos de MacBook Air, sólo tendremos una opción. Veamos cuáles son las opciones disponibles según el modelo de Mac que tengamos y, más adelante, veremos qué accesorios de montaje requiere cada opción.

Macs

iMac

Si tenemos un iMac podremos escoger entre las siguientes 4 opciones, aunque no todas serán posibles en función del año de fabricación de nuestro iMac. En el apartado “Escoger los adaptadores necesarios” os explicamos cuáles son las peculiaridades de cada modelo. Hasta entonces, estas son las 4 opciones que podremos encontrar:

  1. Substituir el disco duro interno por un SSD.
  2. Instalar el disco SSD internamente, pero como segundo disco.
  3. Substituir la unidad SuperDrive e instalar el disco SSD en su lugar, manteniendo el disco duro interno.
  4. Como disco externo (sí, existe esta posibilidad pero es la menos recomendable por motivos de velocidad)

MacBook Pro

Para este modelo de portátil de Apple se reducen las posibilidades respecto al iMac. De igual forma que en el modelo de sobremesa, no todas las opciones serán posibles dependiendo del año de fabricación. Luego os explicamos esas diferencias.

  1. Substituir el disco duro interno por un SSD.
  2. Substituir la unidad SuperDrive e instalar en su lugar el disco SSD

MacBook Pro con pantalla retina

Este modelo de MacBook Pro solamente nos permite substituir el disco SSD por uno de más capacidad y, además, utilizar el que venía instalado de como un disco SSD externo.

  1. Substituir el disco interno.
  2. Substituir el disco interno y reutilizarlo como disco externo para aumentar capacidad.

MacBook Air

En función del año de fabricación de nuestro MacBook Air podremos escoger una u otra opción entre las siguientes:

  1. Substituir el disco interno 1
  2. Substituir el disco interno y reutilizarlo como disco externo para aumentar capacidad.

Mac mini

Para este ordenador / centro multimedia se amplían las posibilidades respecto a la gama MacBook:

  1. Substituir el disco duro interno por un SSD.
  2. Substituir la unidad SuperDrive e instalar en su lugar el disco SSD.
  3. Instalar el disco SSD internamente como segundo disco.

Mac Pro

En el caso de la joya de la corona encontramos la siguiente opción:

  1. Instalar el disco internamente, pudiendo escoger entre un disco SSD o una tarjeta PCI express SSD, dependiendo del año de fabricación 2

Decisiones a tomar antes de escoger el SSD

Kits SSD
Como os hemos comentado, una vez sabemos cuáles son las opciones existentes en función del ordenador que tenemos -y del año de fabricación de este- hay varias preguntas que nos tendremos que hacer, de cuyas respuestas dependerá la decisión final. Las preguntas son las siguientes:

  1. ¿Reutilizaremos el disco duro interno de nuestro Mac?
  2. Si nuestro Mac tiene SuperDrive, ¿la sacrificaremos para poner en su lugar el SSD?
  3. ¿Utilizaremos el disco SSD como segundo disco o como disco único?

Tomad papel y lápiz o iPad y Evernote y apuntad vuestras respuestas, porque siento deciros que cada pregunta implica más preguntas que ahora veremos y de las cuales obtendremos las respuestas que serán las que nos harán poder tomar la mejor decisión.

¿Reutilizaremos el disco duro interno de nuestro Mac?

Hay modelos de Mac que nos permiten mantener el disco duro interno en su sitio a pesar de añadir un disco SSD. Esta característica influirá, y mucho, a la hora de escoger la capacidad del disco SSD, puesto que podremos “sumar” la capacidad del disco SSD a la del disco duro interno a la hora de almacenar datos en nuestro Mac, bien sea como discos independientes o creando una unidad Fusion Drive que será el resultado de la suma de las 2 unidades.

En el caso de no poder mantener el disco duro mecánico original de nuestro Mac podremos usarlo con una caja externa conectada por USB o Thunderbolt.

¿Sacrificamos la unidad SuperDrive?

En ordenadores que tienen la unidad grabadora de DVD, la llamada SuperDrive, solemos tener la posibilidad de substituirla por un disco SSD -con los adaptadores correspondientes- o podemos dejarla en su lugar, pudiendo escoger entre substituir el disco duro por el SSD o instalar el SSD en la conexión que hay situada muy cerca de la SuperDrive (en algunos Macs) manteniendo esta última dentro del ordenador.

¿Utilizaremos el disco SSD como segundo disco o como disco único?

Hay Macs que no permiten otra opción que no sea substituir el disco duro mecánico por un SSD. En cambio, otros ordenadores nos permiten mantener el disco original e instalar también el SSD dentro del Mac 3 (sacrificando o no la unidad SuperDrive)

¿Qué capacidad de SSD escogemos?

Una vez hayamos dado respuesta a las 3 anteriores preguntas tendremos una idea más clara de uno de los temas más importantes a la hora de escoger un disco SSD: la capacidad.

Gracias a las bajadas de precio que han habido últimamente en los discos SSD es cada vez más fácil poder acceder a discos de mayor capacidad. Encontramos hoy en día capacidades que van desde los 60GB hasta 1TB, pasando por tamaños de 128GB, 256GB o 512GB.

Llegados a este punto deberemos tener claro qué haremos con el disco duro original de nuestro Mac y contar -o no- con sus GB a la hora de realizar la compra de nuestro veloz SSD.

Conexión SATA

Tipos de conexión

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de conexión que tienen nuestros Macs. Mientras en equipos recientes encontraremos la conexión SATA III, en Macs con algunos años veremos que la conexión que incorporan es SATA II, SATA I o, incluso, PATA como en el primer MacBook Air o en la unidad SuperDrive del iMac de 2008.

Las velocidades que ofrecen este tipo de conexiones son las siguientes:

  • SATA I, ofrece una velocidad de 1.5Gb/s
  • SATA II, ofrece una velocidad de 3.0Gb/s
  • SATA III, ofrece una velocidad de 6.0Gb/s

Para saber qué tipo de conexión tiene nuestro Mac deberemos hacer lo siguiente:

  1. Click en el menú de la manzana y en “Acerca de este Mac”

Conexión SATA

  1. En la pestaña “Visión General” clic en “Informe de sistema”

Conexión SATA

  1. En la ventana que nos aparecerá haremos clic en la parte derecha, en SATA/SATA Express y podremos ver la “velocidad de enlace” que nos indicará el tipo de conexión que tenemos.

Conexión SATA

Si ves que tu ordenador tiene conexión SATA III estás de enhorabuena, puesto que podrás elegir un disco SSD 6G. Si por el contrario tu conexión es anterior has de saber que los discos SATA III (o 6G) ofrecen retrocompatibilidad, eso sí, funcionando a la velocidad máxima soportada por tu conexión SATA. Es decir, que si eliges un disco SSD SATA 3, pensando en un futuro cambio de Mac, el disco te funcionará perfectamente pero a la velocidad de tu actual conexión SATA.

Escoger el disco SSD y los adaptadores necesarios

Ahora mismo ya deberíamos tener respuestas al siguiente listado de preguntas:

  1. Qué ordenador tenemos - algo evidente -
  2. Si vamos a reutilizar o no nuestro disco duro interno
  3. Si tenemos que sacrificar o no nuestra SuperDrive
  4. Dónde instalaremos el disco SSD - internamente, como único disco, como segundo disco, en una caja externa… -
  5. La capacidad de almacenamiento que necesitamos
  6. La interfaz SATA que necesitamos.

Ahora el siguiente paso es escoger disco SSD e, igual de importante, los accesorios de montaje que vamos a necesitar.

Así que os he preparado un listado con todas las opciones existentes, ordenadas por tipo de ordenador. ¿Las vemos?

iMac

iMac

  • Substituir el disco duro interno por un SSD. Simplemente necesitarás escoger qué disco SSD necesitas entre todas estas opciones añadiendo, eso sí, el adaptador de 2'5" a 3'5" y, sobretodo, el kit sensor de temperatura si tu iMac es de finales de 2009 o 2010.

  • Instalar el disco SSD internamente como segundo disco. Si quieres instalar el disco SSD junto a la grabadora SuperDrive sin quitarla tienes disponibles los siguientes Kits, siempre y cuando tu iMac sea:

Modelo Kit instalación Kit instalación + SSD Adaptador 2.5" a 3.5"
iMac 27" de 2010 Kit instalación Kit instalación + SSD Adaptador 2.5" a 3.5"
iMac 21" de 2011 Kit instalación Kit instalación + SSD Adaptador 2.5" a 3.5"
iMac 27" de 2011 Kit instalación Kit instalación + SSD Adaptador 2.5" a 3.5"

Nota: En los iMac de 2011 (21,5” y 27”) y en los iMac de 27” de 2012 es necesario añadir el Kit sensor termal.

  • Substituir la unidad SuperDrive e instalar el disco SSD manteniendo el disco duro interno. Si poseéis un iMac fabricado entre 2009 y 2011 y queréis añadir un disco SSD manteniendo el disco de origen sólo existe la opción de substituir la unidad SuperDrive por el SSD. Este es el material necesario:
Modelo Kit completo Adaptador Caja externa Herramientas
iMac 2009/2011 Kit completo Adaptador Caja externa Herramientas 1 y 2

Si tenéis un iMac de 2007 o 2008 también podéis instalar un disco SSD. Os recomiendo leer el primer comentario de este post para descubrir cómo.


MacBook Air

MacBook Air

En el primer modelo de MacBook Air que Apple lanzó al mercado encontraremos la posibilidad de substituir el disco de origen y poner en su lugar un disco SSD de mayor capacidad. Eso sí, a tener en cuenta que este modelo de MacBook Air tiene conexión PATA, lo que hace que sea más difícil encontrar discos SSD con esa interfaz. Con los modelos de MacBook Air fabricados a partir de 2010 encontramos la opción de añadir cambiar el disco SSD y utilizar el disco SSD de serie de forma externa. Estas son las opciones según el año de fabricación:

Modelo Disco SSD Kit SSD
MacBook Air 2008 Disco SSD
MacBook Air 2010/2011 Kit Ampliación
MacBook Air 2012 Kit Ampliación

MacBook Pro

MacBook Pro

En la gama MacBook Pro encontramos dos opciones a la hora de añadir un disco SSD.

  • Substituir el disco duro interno por un SSD. Simplemente necesitarás escoger qué disco SSD necesitas entre todas estas opciones.

  • Substituir la unidad SuperDrive e instalar el disco SSD manteniendo el disco duro interno

Modelo Kit completo Adaptador Caja externa Herramientas
MacBook Pro 4 Kit completo Adaptador Caja externa Herramientas

MacBook Pro Retina

MacBook Pro Retina

Nos encontramos con el mismo caso que en los modelos de MacBook Air fabricados a partir de 2010. El MacBook Pro Retina nos da la opción de substituir el disco SSD y usar el original como disco SSD externo.

Modelo Kit Ampliación
MacBook Pro Retina 5 Kit Ampliación

Mac Mini

Mac mini

Este equipo polivalente, que muchos usan como centro multimedia en el salón, nos ofrece 3 posibilidades a la hora de ampliarlo, dependiendo, eso sí, del año de fabricación. Veamos cuáles son las opciones:

  • Substituir el disco duro interno por un SSD. Como en otros modelos de Mac, en el Mac Mini simplemente necesitarás escoger qué disco SSD necesitas entre todas estas opciones si lo que quieres es substituir el disco.

  • Substituir la unidad SuperDrive e instalar el disco SSD manteniendo el disco duro interno, siempre y cuando el Mac Mini sea uno de los modelos fabricados hasta el año 2009:

Modelo Kit completo Adaptador
Mac Mini 6 Kit completo Adaptador
  • Instalar el disco SSD internamente como segundo disco. Si quieres instalar el disco SSD junto a la grabadora SuperDrive sin quitarla tienes disponibles los siguientes Kits, siempre y cuando tu Mac Mini sea:
Modelo Kit completo Adaptadores
Mac Mini 2011 Kit completo Adaptador
Mac Mini 2012 Kit completo Adaptador
Mac Mini 2013 Kit completo Adaptador

Mac Pro

Mac Pro

La joya de la corona nos ofrece posibilidades distintas a lo que hemos visto hasta ahora en otros modelos de Mac. En el caso del Mac Pro 7 podremos instalar un disco SSD de forma interna, pudiendo escoger entre 2 opciones:

  • Disco SSD + Kit de ampliación
Modelo Kit completo Adaptador
Mac Pro 7 Kit completo Adaptador
  • A través de una tarjeta PCI Express SSD Este tipo de tarjetas utilizan la ranura PCIe del Mac Pro y ofrecen hasta 820MB/s de velocidad de transferencia. Eso es casi 3 veces más rápido que un SSD normal para Mac Pro de 3 Gb/s y mucha más velocidad que los discos a 6 Gb/s.
Modelo Tarjeta PCI
Mac Pro 8 Tarjeta PCI express

¿Alguna duda? Llámanos.

Esperamos que esta completa guía os haya servido para tener bien claro qué disco SSD escoger en función del ordenador que tengáis y de vuestras necesidades ahora que conocéis cuáles son las ventajas de instalar un SSD en tu Mac. No obstante, si os ha quedado alguna duda os invitamos a que nos dejéis un comentario en este post, nuestro equipo de atención al cliente estará encantado de atender cualquier duda que os haya podido quedar. Y si no os atrevéis a instalar vuestro SSD contad con nosotros.


  1. El MacBook Air de 2008 ha de ser un SSD con conexión PATA. ↩︎

  2. Excepto los últimos modelos de MacPro, los Mac Pro Late 2013: MacPro6,1 ↩︎

  3. Esto es posible en los iMac, MacBook Pro (en lugar de la SuperDrive), Mac mini y Mac Pro. ↩︎

  4. Equipos MacBook Pro compatibles
    - MacBookPro5,2 (2,66 GHz, 2,8 GHz, 2,93 GHz, 3,06 GHz)
    - MacBookPro6,1 (2,53 GHz, 2,66 GHz, 2,8 GHz)
    - MacBookPro8,3 (2,2 GHz, 2,3 GHz)
    - MacBookPro5,1 (2,4 GHz, 2,53 GHz, 2,66 GHz, 2,8 GHz, 2,93 GHz)
    - MacBookPro5,3 (2,66 GHz, 2,8 GHz, 3,06 GHz)
    - MacBookPro5,4 (2,53 GHz)
    - MacBookPro6,2 (2,4 GHz, 2,53 GHz, 2,66 GHz, 2,8 GHz)
    - MacBookPro8,2 (2,0 GHz, 2,2 GHz, 2,3 GHz)
    - MacBookPro5,5 (2,26 GHz, 2,53 GHz)
    - MacBookPro7,1 (2,4 GHz, 2,66 GHz)
    - MacBookPro8,1 (2,3 GHz, 2,7 GHz)
    - MacBookPro9,1 (2.3GHz, 2.6GHz, 2.7GHz)
    - MacBook5,1 (2,0 GHz, 2,4 GHz)
    - MacBook6,1 (2,26 GHz)
    - MacBook7,1 (2,4 GHz) ↩︎

  5. MacBook Pro Retina 2012/13 ↩︎

  6. Mac Mini fabricado hasta 2009 ↩︎

  7. Mac Pro fabricados entre 2009-2012 ↩︎ ↩︎

    • Mac Pro Quad-Core (Mid 2010-2012) | Model ID: MacPro5,1 - 2.8GHz, 3.2GHz
    • Mac Pro 6-Core (Mid 2010-2012) | Model ID: MacPro5,1 - 3.33GHz
    • Mac Pro 8-Core (Mid 2010-2012) | Model ID: MacPro5,1 - 2.4GHz
    • Mac Pro 12-Core (Mid 2010-2012) | Model ID: MacPro5,1 - 2.40GHz, 2.66GHz, 2.93GHz, 3.06GHz
    • Mac Pro (Early 2009 Quad-Core) | Model ID: MacPro4,1 - 2.66GHz, 2.93GHz, 3.33GHz
    • Mac Pro (Early 2009 8-Core) | Model ID: MacPro4,1 - 2.26GHz, 2.66GHz, 2.93GHz
    • Mac Pro (Early 2008) | Model ID: MacPro3,1 - 2.8GHz, 3.0GHz, 3.2GHz
    • Mac Pro (8-core) (April, 2007) | Model ID: MacPro2,1- 3.0GHz
    • Mac Pro (August, 2006) | Model ID: MacPro1,1 - 2.0GHz, 2.66GHz, 3.0GHz

    ↩︎

Agregar un comentario

Comentarios

Hola "tocayo",
¡muchas gracias por tus palabras!

Así es, si quitas la SuperDrive sólo necesitarás el disco SSD y el adaptador para colocarlo, el cable SATA de la grabadora ya te sirve.

Respecto a cambiar el HDD puedes hacerlo perfectamente. Eso sí, el sensor de temperatura que lleva de serie el iMac no te sirve para el nuevo disco, tendrás que colocar un sensor nuevo como este: https://www.macnificos.com/owc-line-digital-sensor-temperatura-kit-imac-2009-2010

Espero haberte podido ayudar.

MUCHAS GRACIAS! Me ha sido muy útil.
Ara me pregunto, ¿toda esta info sigue estando vigente hoy (2017)?
Necesito cambiarle con urgencia a un MacBookPro (5,5 a 2,53GHz). Es del 2009 y acabo de instalarle El Capitan y esto no tira... :( No quiero ni saber qué pasará con el Sierra... Básicamente, tr
Leyendo toda la info he pensado en vuestra Samsung 850 EVO Disco SSD 500 GB y sustituir mi viejo HDD.
¿Os parece una buena opción? Se aceptan sugerencias
Muchas gracias de nuevo
S.

Hola Silvia,
efectivamente sigue vigente esta información, puesto que actualizamos el post cada vez que salen nuevos equipos de Apple.

El disco SSD que comentas es una muy buena opción. Recuerda que en ese MacBook Pro tienes 2 opciones para poner el disco, substituyendo el que ya tienes o instalándolo en el lugar donde está la grabadora DVD (SuperDrive)

Esperamos haber sido de ayuda.

Un saludo

Hola Verónica,
gracias por tu consulta.

Efectivamente, puedes cambiar la unidad Superdrive por un disco SSD.
Necesitarás este adaptador: https://www.macnificos.com/owc-data-doubler-adaptador-bahia-optica-macbook-pro

También tenemos este kit con el adaptador + adaptador externo para poder usar la unidad Superdrive como unidad externa https://www.macnificos.com/pack-owc-data-doubler-macbook-pro

Esperamos haber sido de ayuda.

Un saludo

Páginas